A finales de Noviembre de 2003, numerosas personas se reunían en el Centro de Historia de Zaragoza para cenar y escuchar a los delegados de Slowfood Internacional. Desde entonces este nombre no ha parado de resonar en la ciudad del Ebro, que siempre se consideró hermanada de cuanto sucedía en Italia. Excursiones; Cenas temáticas; Conferencias; Presentación de Baluartes (Azafrán del Jiloca y Alcaparra de Ballobar); Visitas a Italia (Cheese, Salon del Gusto, Terra Madre, SlowfoodonFilm); Mercados agrobiológicos; Educación escolar; Degustaciones y Aulas de Cultura Alimentaria refuerzan a uno de los más potentes y activos convivium en España.